5 lecciones y 5 tareas que deja el COVID 19 al SAD

 Cat: Consejos, Innovación

Ahora que la tormenta parece que ha pasado , o al menos se ha reducido considerablemente, es momento de hacer análisis de cómo algunos de nuestros servicios sociales han respondido al inesperado examen al que se han visto sometidos en estos meses del 2020

Los servicios de atención a mayores han sido uno los grandes damnificados de la pandemia quedando patente la necesidad de renovarse para poder hacer frente a las demandas no tan futuras a las que nos tendremos que enfrentar.

Desde Beprevent hemos seguido muy de cerca la evolución del SAD en estos días donde han sido varios los pilotos y proyectos que se han lanzado para intentar paliar los efectos del COVID19 en las empresas SAD. Esto nos hace plantearnos 5 lecciones que debemos aprender para establecer las bases futuras de un adecuado servicios de atención a domicilio:

1.Los SAD son una pieza clave en la atención a mayores. Esto es algo que ya sabíamos y que nadie niega, sin embargo durante esta crisis se ha puesto de manifiesto la intención de los mayores de envejecer en su domicilio a la par que quedaba en evidencia la necesidad de cubrir diferentes necesidades de los mayores en domicilio que en ocasiones han sido realizadas por los propios vecinos como realizar la compra o simplemente saber cómo se encontraba la persona y conocer que todo iba bien. Esto nos lleva a valorar que un alto porcentaje de personas mayores en sus domicilio no necesitan cuidados de alta carga sino que es suficiente con una sencilla supervisión.

2. El aislamiento de los mayores es más peligroso de lo que imaginábamos. En estos días todos hemos sentido los problemas mentales y físicos que ha acarreado el aislamiento, sin embargo es importante reflexiones sobre lo frecuente que es esta situación en personas mayores que por problemas de movilidad o accesibilidad no pueden salir a la calle de manera habitual sufriendo un asilamiento obligado diario. Ahora que el COVID ha pasado son muchas las noticias que nos informan sobre los problemas que el aislamiento ha acarrado a los mayores: problemas cognitivos, de estado de ánimo, inctremento de los problemas de movilidad. Esto remarca la importancia de disponer de una rutina activa en el domicilio para mantener nuestra calidad de vida

3. Pueden existir situaciones que escapen a nuestro control y a las que debamos dar respuesta. Esto pasa por la capacidad de las empresas SAD de tener un sistema de “servicios mínimos” con la mayor fiabilidad posible para asegurar su servicio a todas las personas beneficiarias. A la espera de un posible rebrote o en el caso en el que el COVID se convierta en una enfermedad estacional debemos preparar los SAD para dar servicio en situaciones excepcionales.

4. En ocasiones la prevención es la única respuesta posible. Muchos de los servicios que establecemos en la actualidad se basan en la reacción como la teleasistencia, sin embargo en una situación como la que hemos sufrido la prevención ha sido la mejor herramienta para su solución.

5. Los recursos humanos fallan, las tecnologías son fiables y deben potenciarse. Esto no es nuevo, pero cuando nos encontramos con empresas SAD que no pueden atender a todos sus servicios porque sus auxiliares han sido contagiadas se hace mas relevante el problema. Además, en este caso ha sido un virus, pero existen otros muchos factores que alteran los recursos humanos: problemas para llegar al trabajo, bajas laborales, vacaciones, ausencias injustificadas. Si los SAD se dedican única y exclusivamente a la gestión de recursos humanos no serán capaces de ofrecer servicios más allá de ellos.

beprevent licitaciones administracion publica

 

Estas son solo algunas de las 5 lecciones que nos ha dejado la situación actual, pero quizás lo más importante sean las tareas que podemos extraer de ellas:

1. Diseño de servicio integrales en el hogar:Los mayores prefieren vivir en su hogar, y éste además, se ha mostrado como el entorno más adecuado y seguro para ellos, por lo que debemos diseñar servicios que cubran todas sus necesidades para que tengan una adecuada calidad de vida.

2. Prevención: Es necesario potenciar el carácter preventivo de los SAD poniendo en valor las intervenciones que se orienten al mantenimiento de una vida activa.

3. Servicios mínimos: ante contingencias que afecten al servicio, deben asegurarse unos servicios mínimos en los SAD que eviente que los mayores queden desantendidos y desamparados en casas.

4. Las «empresas de gestión de cuidadores» que únicamente se dedican a la selección y gestión de recursos humanos tiene sus recursos limitados al número de cuidadores de los que disponen (1 persona a cuidar – 1 cuidador) sin embargo es necesario ampliar los servicios de las empresas SAD que no estén ligados a los recursos humanos para poder aumentar así el volumen de atención.

5. Servicio prioritario: Los servicios ofrecidos en el hogar son la pieza clave en el sistema de atención a mayores por lo que deben evolucionar apoyándose en la tecnología y con un modelo de trabajo que ofrezca garantías a los usuarios, a las familias y a la Administración.

En Beprevent queremos ayudarte a renovar y evolucionar tu SAD, con una tecnología que complemente a tus cuidadores, segura y que te permita establecer unos servicios mínimos en el domicilio sin un elevado coste. Es el momento de reorganizarse y preparase para hacer frente a una posible estacionalidad del COVID y asegurar un SAD de calidad que pueda atender las necesidades de los mayores en sus domicilio en futuras situaciones similares.

 

 

Recommended Posts
0

Beprevent.es utiliza cookies propias y de terceros. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso Leer más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Puedo ayudarte?