¿Por qué Beprevent se ha convertido en el mejor aliado para las personas mayores que viven solas y para su familia?

 Cat: Consejos, Historias Beprevent, Innovación

La personas mayores que viven solas que tienen instalado Beprevent Hogar en su domicilio afirman sentirse más seguras y conectados con sus familias. Algo que nos ha llamado mucho la atención es que algunos incluso comentan que los objetos etiquetados con Beprevent han adquirido cierto valor de talismán. ¡Cuando los ven o tocan se se siente mejor!

Personas mayores que viven solas y Beprevent

La vida de Marta García no parece la de una mujer de 89 años ya que esta llena de actividad. Es ella la que mantiene su casa, hace la compra, además va a clases de yoga y se encarga algunas tardes de algunos recados de sus hijos, entre otras muchas cosas. Sin olvidar el coro, su gran pasión, que la ocupa tres tardes y la mañana del domingo.

Pero esta sensación de independencia que ella siempre ha defendido ante sus hijos se ha visto reforzada por Beprevent. Marta afirma: «mis hijos saben que quiero vivir mi vida y aprovecharla. Siempre ha sido muy activa. Comprendo su preocupación y por eso accedí a instalar en casa Beprevent. Desde que lo tengo estoy encantada, me siento más segura y, sobre todo, mis hijos están mucho más tranquilos ¡Ya no me llaman cada hora para interrogarme! Hemos vuelto a tener una relación de adultos… antes me había convertido en su hija pequeña«.

Marta pertenece al creciente grupo de personas mayores que desean continuar viviendo su vida de manera independientes. En su casa y en su entorno, y que han visto en la tecnología una oportunidad para ello. Solemos caer en la idea estereotipada de que las personas mayores son reacias a usar dispositivos, que tienen dificultades para entender su funcionamiento o simplemente creer que están en contra de ellos. Pero la realidad es bien distinta, a este grupo le encanta incorporar la tecnología en sus vidas diarias siempre que sea un apoyo y una ayuda para mantener su independencia, que les proporcione un beneficio y que entiendan cómo funciona.

Rafael Serrano, socio y uno de los fundadores de Beprevent, en una reciente entrevista afirmaba que «la idea de que las personas mayores en general están en contra de la tecnología o son reacias a su uso es un estereotipo del edadismo con el que hasta la fecha la industria de la tecnología la ha presentado a los mayores. todos podemos ve como en la publicidad la tecnología siempre es asociada con juventud».

Pero ¿Para quién es un problema la brecha tecnológica para las personas mayores o para las empresas de tecnología? «Me temo que si las empresas quieren entrar en el mercado de los mayores tendrán que empezar a adaptar su publicidad y sus propuesta a un mercado cada vez más creciente, con necesidades particulares y con deseo de cubrirlas. Es un error pensar que a las personas mayores no les gusta la tecnología. Simplemente les interesa un conjunto diferente de características y prestaciones», señala Rafael Serrano.

Dispositivos como Beprevent que se basan en Internet de las Cosas atraen a una amplia variedad de grupos de edad: son muy fáciles de usar, son discretos e interactuar con ellos no requiere conocimientos previos ni esfuerzo alguno. Marta nos cuenta cómo su hijos le plantearon instalar Beprevent. y cómo en un solo día lo instalaron, eligieron los objetos y comenzó lo que ella llama «su nueva vida de tranquilidad y seguridad«.

Víctor Aragonés responsable de desarrollo de servicio de Beprevent nos comenta que el objetivo como empresa es «influir positivamente en la vida de las demás personas, especialmente de las personas mayores a las que he dedicado toda mi carrera«. El efecto de Beprevent sobre las personas que lo tienen instalado en su casa y sobre las familias es casi instantáneo. Los mayores ganan en seguridad y las familias nos dicen que «es la mejor manera de estar pendiente de mi madre sin interferir en su vida… es cómo si pudiera verla… como si estuviera con ella por lejos que me encuentre

Marta tuvo desde el principio muy claro el uso que quería dar a su equipo Beprevent y qué objetos debían seleccionarse para que transmitieran una información suficiente sin perder intimidad. Marta eligió…

Cajón de las medicinas: es diabética desde hace bastantes años y el control de su glucemia (glucómetro) y la toma de la medicación es una de las grandes preocupaciones de sus hijos. Por este motivo, se decidió etiquetar el cajón de la medicación.

Caja del audífono: aunque por las mañanas no se pone el audífono hasta que no va a salir o a hablar por teléfono, lo último que hace por la noche es quitárselo antes de acostarse. Era, por tanto, una buena referencia para los hijos para saber que el día llegaba a su fin y Marta se disponía a descansar.

Cajón de la cocina: lo primero que hace al entrar en la cocina es ponerse su delantal (¡Tiene un montón de ellos!) antes de comenzar a preparar la comida o la cena.

Auriculares: amante de la música, utiliza unos auriculares inalámbricos que le regalaron hace ya algunas Navidades para escuchar música cuando quiere relajarse. También los utiliza para escuchar la TV ya que ha perdido algo de audición.

Puerta de la calle: aunque Marta lleva una vida muy activa y entra y sale de casa bastante a menudo, sus hijos quería conocer esta rutinas, «no por saber cuándo sale o entra, si no por saber si deja de hacerlo, ya que eso sería señal inequívoca de que algo no marcha bien».

 

Privacidad e intimidad ante todo

Desde la primeras pruebas conceptuales y los primeros pilotos realizados durante el desarrollo de Beprevent Hogar. Se pasaron cuestionarios a las personas mayores que se prestaron a participar y los resultados fueron concluyentes. Para ellos era la solución perfecta. Destacaban no tener que llevar nada encima, ni puesto, tipo reloj o colgante; no tener que cambiar sus costumbres ni aprender hábitos nuevos; señalaban también, como especialmente importante, que podían ser ellos, al elegir junto a sus familiares, qué objetos se iban a utilizar lo que les permitía definir qué información estaban dispuestos a compartir con su familia.

 

Beprevent y yo

Según Víctor Aragonés, las personas mayores, aunque quieren seguir viviendo independientemente, saben que su círculo familiar se va reduciendo y que pasarán mucho tiempo solas en casa. «Hay que saber vivir con el sentimiento de soledad y no permitir que se apode de ti y de tu día a día» nos dice Marta. «Beprevent me hace sentir que están pendientes de mí que aunque esté sola, que es como quiero estar. Sé que ellos están al tanto de mi«.

 

Conéctate con tu ser querido

 

Para Víctor Aragonés se trata de «encontrar nuevas formas de fortalecer los lazos familiares y los cuidados. Se trata de volver a equilibrar de nuevo la situación. Para que las llamadas de los hijos no se conviertan en interrogatorios sobre lo hecho durante el día. Se trata de interesarse de lo verdaderamente importante, por cómo se encuentra y si es feliz«.

En un seguimiento reciente realizado a usuarios de Beprevent se puso de manifiesto que 91 % de los participantes se sentía más seguro y cercano a su familia y que el 100% afirmaba que en nada habían cambiado sus rutinas.  Por otro lado, las familias manifiestan que «es una manera sencilla y muy accesible de saber cómo va todo en casa de su madre o padre y conseguir la tranquilidad de saber que todo marcha bien».

Marta afirma que «Beprevent es una moderna ayuda para mí y para mi familia, y lo más importante es que me hace sentir más cerca de los míos… pero, sobre todo, sé que son ellos, los que yo quiero que sean mis cuidadores, los que están pendientes de mí por si necesito algo».

Recommended Posts
0

Beprevent.es utiliza cookies propias y de terceros. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso Leer más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Puedo ayudarte?