Beprevent, el apoyo ideal en la fase inicial del Alzheimer

 Cat: Consejos, Innovación

En fase inicial del Alzheimer, cuando aún no tenemos un diagnóstico o éste es reciente. La mayoría de los casos las personas puede seguir llevando una vida independiente y desenvolverse de forma autónoma, especialmente cuando permanece en entornos muy conocidos y habituales para ella. Podrá cocinar o conducir, participar en actividades y eventos sociales, salir de compras, realizar gestiones en el banco, etc. En esta fase es especialmente importante que la función principal de las personas de su entorno sea proporcionar el apoyo necesario que le permita conservar su independencia.

 

¿Cuáles son los síntomas de la fase inicial del Alzheimer?

A continuación recogemos algunas capacidades en las que las personas en fase inicial del Alzheimer pueden encontrar dificultades para su realización. Esta lista no pretende se exhaustiva y recoge únicamente las principales.

  • Memoria de hechos recientes: recordar citas, nombres de las personas, detalles de conversaciones recientes. Existe cierta dificultad para fijar información nueva.
  • Llevar a cabo tareas que requieran varios pasos: administrar dinero, realizar compras, tomar los medicamentos siguiendo la pauta adecuada, cocinar, darse una ducha, vestido, etc. Recordar los pasos o realizar la secuencia de acciones de manera correcta puede ser un problema.
  • Tomar decisiones y solucionar problemas: buscar la respuesta adecuada a situaciones poco habituales puede resultarles complicado y llevarles a reacciones desproporcionadas de estrés. Pequeños accidentes doméstico o disputas familiares pueden resultarles excesivamente complejas y no saber abordarlas de la manera adecuada.
  • Capacidad y orientación espaciales:  es habitual que la persona se desoriente en entorno habituales (al volver de la compra, por ejemplo). Que comience  a tener problemas para conducir (situación especialmente peligrosa) o que se pierda en el centro comercial al que vamos habitualmente.
  • Lenguaje: dificultades para encontrar la palabra correcta (fenómeno de la punta de la lengua). Escribir, comprender lo que lee o lo que le dicen los demás. lo más adecuado es adaptar el lenguaje a frases cortar y con un único mensaje.
  • Comportamiento y estado de ánimo: puede aparecer cierta apatía y pérdida de interés en actividades habituales y que hasta ahora habían sido de su agrado. Tendencia a alejarse de los contactos sociales, ansiedad y depresión, abandono de actividades básicas (higiene, por ejemplo).

 

 

¿Cómo apoyarle?

Un diagnóstico de Enfermedad de Alzheimer no afecta solamente a la persona que la padece, sino también a la familia y a su entorno cercano. En esta fase, la persona afectada va a necesitar el apoyo de las personas de su entorno pero deberá ser un apoyo leve sin demasiada asistencia.  Hablamos más que de un «cuidador» de un «acompañante».

Nadie está preparado para esto, por lo que es probable que no sepa qué debe hacer, cómo comportarse,  dónde buscar información… y que se preocupe por cómo será la evolución de la enfermedad y por cómo ofrecer su apoyo a la personas afectada.

¡Estas dudas y sentimientos son normales y muy habituales! En esta fase inicial, usted y la persona con demencia tendrán la oportunidad de tomar decisiones sobre el futuro juntos, incluidas planificaciones legales, financieras y de cuidado a largo plazo. Podrán beneficiarse de los actuales  tratamientos farmacológicos disponibles, de los recursos locales y de otros servicios de apoyo como las asociaciones (hay una asociación de Enfermos de Alzheimer en casi cada ciudad o pueblo de España). La posibilidad de aprovechar todos estos recursos le proporcionará la información que está buscando, reducirá su incertidumbre generada por lo desconocido y propiciará una mejor calidad de vida para todos.

El papel de «acompañante» no se limita sólo a los cónyuges, parejas o familiares más cercanos. En esta fase, los acompañantes podrán ser amigos, vecinos o parientes lejanos. No debemos limitar el círculo de contactos de la persona afectada, así mantendremos un nivel de estimulación adecuado y su autoestima no se verá afectada. Es importante que los «acompañantes más lejanos» reciban cierta información de la red de apoyo más directa. No sienta vergüenza por la enfermedad y comunique a las personas de su entorno la situación que está viviendo usted y su familiar con demencia.

 

 

¿Cómo encontrar un nuevo equilibrio?

Uno de los principales desafíos será saber cuánta ayuda brindar o cuándo brindarla. Las personas afectas de Enfermedad de Alzheimer en esta fase temprana son independiente para su actividades diarias (vestirse, bañarse, caminar, salir a la calle, comprar incluso para trabajar o administrar el presupuesto del hogar) y se ven muy capaces y rehúsan la ayuda.

Como acompañante, debe plantearse como objetivo principal apoyar  la persona para preservar su independencia y su autonomia en las tareas cotidianas desarrollando estrategias de apoyo. Pero como esto no es nada fácil, le ofrecemos las siguientes recomendaciones:

  • Seguridad ante todo: valore los riesgos del entorno y los propios de cada actividad,  pero pregúntese ¿Existe algún riesgo si la persona con Alzheimer realiza esta actividad sola sin ayuda? Si la respuesta es no, déjela que la haga sola.
  • Evitar el estrés: Priorice actividades relajantes del agradado de la persona y que no generen estrés innecesario. No llame a los problemas, ellos vendrán solos.
  • Mantenga un pensamiento positivo: puede encontrarse ante situaciones en las que la persona no es capaz de realizar actividades que antes hacía sin dificultad. Piense siempre que será capaz de completar la tarea aunque le lleve más tiempo y más intentos. No se frustre ni se lamente, simplemente proporciónele el apoyo necesario para que ella puede completar la tarea sola.
  • Acuerden una señal de ayuda: Utilice siempre la misma frase (“¿Puedo ayudarte en algo?”) para solicitar permiso a la persona para proporcionarle ayuda. Debemos tener en cuenta que la mejor forma de determinar cómo y cuándo dar apoyo es preguntar directamente.
  • Busque actividades reforzantes: aunque no conviene evitar aquellas actividades más complicada o frustrantes. Sí es muy interesante buscar otras actividades para hacer juntos y que resulten gratificantes. Busque actividades nuevas, pero sobre todo, realice las actividades que la persona con demencia realizaba para relajarse o como hobbie por placer.

 

¿Cómo maximizar la independencia?

Si bien todas las experiencias de demencia en etapa temprana son diferentes, el objetivo principal debe ser mantener su independencia y autonomia el mayor tiempo posible. A conseguir este objetivo puede ayudarle mantener a la persona con demencia en un entorno conocido y conservar sus rutinas habituales para que se siente cómodo y seguro. Céntrese en las fortalezas de la persona y establezca un canal de comunicación sólido.

Todas las personas con Enfermedad de Alzheimer quieren vivir bien y con calidad tanto tiempo como sea posible. La capacidad de permanecer sanos, activos, ocupados e independientes y autónomos es un deseo que se repite en las personas en esta fase inicial de la enfermedad. A continuación le indicamos una serie de consejos que pueden ayudarle en la etapa temprana de la enfermedad:

  • Realice actividad física: la actividad física regular es muy importantes para mejorar la calidad de vida durante la enfermedad. Salga a caminar o vaya a nadar, lo importante es que las actividades a realizar sean agradables para ambos.
  • Haga una dieta equilibrada: mantenga una dieta equilibrada, con poca grasa y muchas verduras. Incluya a la persona en la elección de la comida, invítela a realizar la compra con usted y, si es posible, a participar en la elaboración (al menos en las tareas más sencillas).
  • Diseñe una rutina diaria: es necesario establecer lo antes posible una rutina diaria. Que promueva el descanso de calidad y el sueño, la interacción con otras personas, las salidas al exterior, las actividades básicas de la vida diaria (aseo, higiene, vestido, etc.) y el ocio. Una vez establecida la rutina, intente cumplirla cada día.
  • Recordatorios: es muy común que la persona necesite algunas pistas que le ayuden a recordar. Por ejemplo, la persona puede necesitar ayuda para mantener la rutina diaria, recordar citas, nombres o efemérides familiares, administrar el dinero, tomar las medicinas, organizar las actividades del hogar o coger un autobús.
  • Identifique situaciones estresantes: identifique cuanto antes aquellas situaciones o actividades que resulten más estresantes para la persona con demencia, y que por tanto, requieran mayor esfuerzo por su parte. Es necesario que vaya aprendiendo estrategias para minimizar su carga emocional y simplificar su realización. Si es necesario, busque ayuda profesional.
  • Busque actividades relajantes: es necesario buscar actividades, del tipo que sean, que resulten relajantes para ambos y que les permitan disfrutar de la compañía mutua. Recuerde que la enfermedad no es la persona y que la vida debe continuar.

 

Beprevent, tu apoyo en esta fase inicial

En esta fase inicial el objetivo debe ser que las personas con Enfermedad de Alzheimer conserven su independencia y puedan continuar con su vida el mayor tiempo posible. Permitir que puedan seguir viviendo en su casa y no sacarlas de su entorno. Es una decisión difícil para la familia, que además se encuentra con sus reticencias a hacer cualquier tipo de cambios.

Llegados a este punto, Beprevent te ofrece una opción de monitorización y seguimiento de sus rutinas en tiempo real para que el cuidador pueda confirmar que está llevando a cabo sus actividades diarias y, consiga así la tranquilidad necesaria.

Al tratarse de un sistema multipropósito podremos elegir de entre todas la actividades y momentos del día cuáles son los que más nos preocupan o pueden tener peores consecuencias.

 

La persona conserva su independencia y tú consigues tranquilidad

 

  • Sencillez

Sistema transparente al usuario: el sistema monitoriza la actividad cotidiana sin que el usuario tenga que realizar ninguna acción adicional, ni utilizar ningún dispositivo intrusivo (pulsera, colgante, etc.). Esto elimina el riesgo de rechazo por parte de la persona dependiente, que no ha de modificar en ningún sentido sus hábitos.

No requiere ningún tipo de mantenimiento por lo que evitaremos su rechazo, olvidos en su uso o usos inadecuados.

Sistema Plug&Play, fácilmente instalable por el propio cliente en el domicilio del usuario, sin necesidad de asistencia profesional, cableado u obras.

Respetuoso con la intimidad de la persona ya que únicamente transmite uso de un objeto (ni imagen ni sonido). Además es ella misma la que puede determinar qué objetos son etiquetados y que información quiere transmitir y a quién.

 

  • Inteligencia

Sistema inteligente: solución inteligente dotada de algoritmos que monitorizan y aprenden las rutinas del usuario, detectando de forma precoz cambios en los patrones habituales. Está basado en el aprendizaje de los hábitos peculiares de cada persona. Los usuarios se sienten cómodos a través del invisible vínculo creado, ya que no les requiere esfuerzo alguno.

Sistema personalizable y multipropósito: elige tu qué te preocupa y qué actividades son especialmente importantes. Beprevent se adapta a tus necesidades, ya que eres tú quién selecciona los objetos relacionados con las actividades a monitorizar. Además, cada cuidador podrá decidir qué tipo de alertas e información desea recibir. Saber más

 

  • Tranquilidad

Sistema predictivo: los cambios en los patrones habituales pueden ayudar a identificar un problema antes de que éste se produzca. Los síntomas del deterioro cognitivo o físico (exceso de actividad, alteración de los ciclos del sueño, patrones alterados de conducta…). Es de vital importancia es anticiparse y evitar aspectos que empeoren la situación, tanto por la realización de actividades que pueden conllevar algún riesgo (salidas a la calle, uso de la cocina, etc.), como el abandono de otras que son de vital importancia (toma de medicamentos).

Sistema basado en las Actividades de la Vida Diaria (AVD), ampliamente aceptadas a nivel internacional por su relevancia para la detección de situaciones anómalas en la rutina de personas mayores. Es muy importante que la persona conserve sus rutinas y las realice cada día. Beprevent nos informará de la realización de estas rutinas a través del uso de los objetos asociados (ver la TV, afeitarse, comer, salidas a la calle, etc.). Cualquier cambio en las mismas puede ser indicador de una posible situación de riesgo o un cambio en la enfermedad. Saber más

Seguridad: Beprevent proporciona información continuada en tiempo real a través del Servicio Beprevent App. Así, el cuidador principal o la familia puedan estar informados y conseguir así la tranquilidad necesaria. Existen situaciones de crisis que requieren una intervención rápida.

Independencia: Beprevent permite a las personas en fase inicial de Enfermedad de Alzheimer vivir de forma autónoma. En su domicilio por más tiempo, o pasar buena parte de día solas, sin que esto provoque inquietud en sus cuidadores ni situaciones de peligro que pudieran pasar desapercibidas.

Tranquilidad para la familia a través de una información significativa que se transmite en tiempo real y de manera continua a través del teléfono móvil

 

Beprevent pone la tecnología al servicio de las persona con Enfermedad de Alzheimer. Para que puedan continuar viviendo en su entorno el mayor tiempo posible, a la vez que proporciona a la familiar la tranquilidad necesaria para seguir cuidándolos.

Si quiere conocernos mejor entra en nuestra web (aquí) o ponte en contacto con nosotros a través del correo info@beprevent.es o llamando la teléfono 900 921 952. ¡Estaremos encantados de hablar contigo e intentaremos ayudarte!

Conéctate con tu seres queridos

Recommended Posts
0

Beprevent.es utiliza cookies propias y de terceros. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso Leer más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Puedo ayudarte?