¿Cómo afrontar el rechazo a la ayuda en casa desde la perspectiva de las personas mayores?

 Cat: Consejos

La mayoría de los geriatras, profesionales de la salud, trabajadores sociales, enfermeras, etc. han tenido experiencias con personas mayores que se niegan a recibir ayuda en casa. Un gran número de estas personas mayores han aumentado sus necesidades en el hogar pero presentan rechazo a aceptar ayuda, lo que pude conducirles a situaciones de inseguridad.

Recientemente, se ha realizado un estudio para explorar esta negativa de los mayores  a aceptar ayuda en su domicilio, comprenderla y explorar las estrategias que nos ayuden a superarla. Esta iniciativa ha sido llevada a cabo por Aging & In home Services of Northeast Indiana, incoln Park Village, Skyline Village Chicago, dos grupos comunitarios depersonas mayores de Chicago Illinois, Northwestern Medicine Geriatrics Outpacients Offices y la Clínica de Geriatría de la Universidad de Chicago. Este proyecto forma parte de un estudio más amplio denominado Advanced Planning for home Services.

La metodología que se aplico fue a través de la integración de focus group con personas de edades entre 65 a 68 años. Participaron sujetos de áreas rurales, suburbanas y urbanas con el objetivo de comprender las percepciones de las personas mayores respecto a la ayuda en el hogar, en particular el miedo a la potencial pérdida de independencia.

Los tópicos que se trataron giraron en  torno al rechazo a recibir ayuda y las barreras y recursos que pueden afectar a la estancia en el hogar. Se discutieron múltiples razones por las que se da el rechazo, incluido el temor a pedir ayuda, el sentimiento de culpa de ser una carga para los demás (particularmente para los descendientes), la falta de confianza y los sentimientos de pérdida de control.

En respuesta a preguntar abiertas, se identificaron los siguientes motivos:

     a) Incapacidad para realzar tareas

Los participantes reportaron que experimentan miedo cuando piden ayuda debido a que sienten que no tendrán de nuevo la capacidad de realizar alguna tarea, por ejemplo conducir el coche.

     b) Ser una carga para otros

Expusieron también su desagrado al sentirse una carga para las personas que aman. Entre los comentarios destacan: «yo no quiero ser una carga, no quiero que interrumpan sus vidas, porque yo ya disfruté la mía y quiero que ellos también lo hagan». «Pienso que la parte que más me molesta es perder mi independencia, porque algunas veces tengo que llamar a i hija pero no me gusta invadir su espacio, porque ella también necesita contar con tiempo libre y no puedo llamar a mi hijo porque él está trabajando. No es que no quieran ayudarme, sino que tengo que degradarme para preguntar… así que teng que aprende a aceptar es».

     c) Fata de confianza

En cuanto a la atención domiciliaria expresaron la preocupación de que podrían aprovecharse de ellos. «A veces, parece que estamos atravesando un campo de minas evitando el enfado de los cuidadores y los familiares, lo que resulta muy desconcertante». «Un extraño en mi casa… ¡Ni mucho menos! ¿Cómo puedo confiar en quién no conozco y no sé si quiere aprovecharse de mí?».

     d) Pérdida de control

También mencionaron el miedo ante la pérdida de control sobre su vida y tener que aceptar que sean otros los que controlen la situación  tomen decisiones. «Dependo de mi familia o de mis vecinos para cocinar o comprar y pienso que yo no quiero estar en esta situación». «Quieres mantener el poder sobre ti mismo y seguir decidiendo como hasta ahora. Nadie quiere perder el poder de decisión sobre su vida». 

Superando el rechazo de aceptar ayuda en casa

Después de identificar las principales razones por las que se rechaza la ayuda en casa, los sujetos reflexionaron respecto a las maneras de superarlas. Estas estrategias incluyen el replanteamiento de la independencia, la contribución con otros y suerar la primera ocasión en que se pide ayuda.

Las estrategias que se identificaron fueron las siguientes:

     Estrategia #1: Replanteando la independencia

Ser independiente es la esencia de ser un adulto y es considerado parte de su identidad, indicaron. La discusión se centró en la idea de que las personas mayores deberían reinterpretar el concepto de independencia. «Tenemos un problema con la palabra independencia. Todos somos dependientes de alguna manera. Conforme vamos envejeciendo llegamos a un punto en el que entendemos que depender es positivo. Prefiero el concepto de interdependencia porque creo que desde que nacemos hasta que morimos todos necesitamos ayuda de otras personas».

     Estrategia#2:Contribuyendo con otros

Declararon que a aceptar ayuda, apoyan a su vez la persona a la persona que se la proporciona. Al recibirla, contribuyen con otros y les brindan oportunidades generando efectos positivos. Así, lo mayores interaccionan con otros y experimentan alegría y satisfacción. Estos sentimientos también aparecen en los cuidadores.

     Estrategia #3: Superar la primera solicitud de ayuda

Un tema muy común entre los participantes fue superar el sentimiento que genera la primera vez que solicitan ayuda. Existe un enorme temor respecto a qué sucederá . «Una vez que se supera ese primer paso resulta más fácil volver a verbalizarlo«. También hay observaciones muy valiosas del rechazo o lo que los otros pensarán de ellos.

Los próximos pasos de esta investigación incluyen la generación de estrategias para negociar y resolver conflictos. Los investigadores involucrados en este estudio crearon una herramienta online para apoyar a las personas mayores y cuidadores en aspectos de comunicación y planificación de la salud en el hogar. También proporciona información a las personas mayores sobre los recursos ocales y nacionales disponibles para apoyar cuando se produce una crisis de salud.

Soluciones como ésta pueden ayudar a las personas mayores a superar el rechazo para aceptar apoyo a medida que se informan sobre los recursos y asistencia disponibles para ellos.

Finalmente, es importante mencionar que una fortaleza de esta investigación fue el enfoque centrado en la persona, suponiendo así un valioso acercamiento a las emociones y sentimientos que se generan al recibir cuidados en casa y las estrategias para darles un enfoque positivo, lo que ayuda a que las personas envejezcan en su hogar de manera exitosa.

Recommended Posts
0

Beprevent.es utiliza cookies propias y de terceros. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso Leer más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Puedo ayudarte?